El Enfoque de nuestra alabanza.


 

Siempre surgen diferentes definiciones de lo que es Alabanza y Adoración, siempre hay algún comentario, alguna postura, etc. A veces nos encontramos con una interpretación que nos invita a sumergirnos más profundamente y en ocasiones nos bombardean con cosas que rompen nuestros paradigmas.

A la luz de las escrituras la alabanza y adoración es una reacción de nuestra vida (espíritu, alma y cuerpo) ante el conocimiento de Dios, un mayor conocimiento de Él nos lleva a una mayor vida de alabanza, mayor tiempo de adoración, pero veamos por qué la alabanza y adoración es un estilo de vida.

El enfoque de nuestra alabanza

Todo ser humanos sabe alabar, lo vemos cuando se emocionan en los juegos de deportes, ante la felicidad de una noticia, la euforia por alguien admirado, etc. Todos saben alabar porque precisamente Dios puso en nosotros la capacidad de demostrar esa alegría, seguridad, confianza, paz, emoción. El detalle radica cuando reaccionamos más y mejor ante otra cosa, persona o circunstancia que no es Dios, por ejemplo, está bien que una persona sea apasionada por el deporte, le guste seguir los partidos de su equipo favorito, grite y se emocione ante el desarrollo del juego, pero si no demuestra esa pasión en un grado mayor por Dios, esta persona Alaba mas el deporte que a Dios.

Rom. 1:25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

En romanos vemos que la consecuencia directa de no darle la gloria a Dios, es una caída libre hacia una vida alejada de la presencia de Dios. Es por esto que es de suma importancia que la razón mayor de nuestra alegría sea Dios, el enfoque de nuestras emociones este en Jesús, cuando pensamos en Él, en lo que hizo en la cruz, en su amor, en su paz, su cuidado, su misericordia, su perdón, su bondad, lo único que brota de nuestra vida es Alabanzas a Él, esto nos lleva a definir el “Como” le voy a alabar y es donde nuevamente encontramos discrepancias, pero la Biblia nos enseña cómo.

Las Formas de Alabar

Podríamos pasar tiempo y hay libros escritos con los fundamentos bíblicos, significados de palabras y razones teológicas de las formas de alabarlo o de cómo no se debe alabar, pero al ver la vida de Jesús nos damos cuenta que la alabanza no se limita a la parte musical, hay quienes alaban a Dios 45 minutos cada domingo, pero Jesús alababa al Padre con su vida, con su canto, con su obediencia, el lo definió de esta manera: Jn 4:34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.

Jesús vivía para agradar a Su Padre, nosotros debemos vivir buscando agradar a Dios, no solo al cantar, sino al hablar, al trabajar, al vivir, al amar, como el amaría, al decirle al mundo lo que Dios es para nosotros, las formas son tan diversas como podamos, es el resultado de estar enfocados en Dios y en agradarlo a él.

La Adoración

Muchos piensan que alabanza son cantos rápidos y adoración cantos lentos, pero como ya vimos, no se trata de cantos o música y mucho menos ritmos, se trata de la razón y enfoque de nuestra vida entera, al yo hablar de Dios y agradarlo por lo que él hace y es para mí, surge la alabanza, bien puede ser en una conversación, en un canto o en una actividad, pero la adoración se refiere al momento en que ya no hablo de Dios, sino le hablo a Dios, es personalizar la relación, Abraham hablaba con Dios en un constante dialogo, Moisés le hablaba cara a cara, Jesús vivía escuchando el latir del padre, eso es adoración, la música nuevamente es un vehículo que nos ayuda a crear esa atmosfera, pero es nuestra vida la que demostrara que tan intima relación tenemos con Él. La Adoración surge en el momento en que solo quieres estar a su lado, escuchándolo, hablándole, enamorándolo, aquí es donde vuelvo a tocar el tema del conocimiento de su presencia, si no lo conozco, no podre saber cómo agradarlo, si no se cómo agradarlo, no sabré como reaccionar ante su presencia, no sabré que hacer cuando me encuentre a solas con Él, no buscare estar a solas con Él, es cuando me quedare como piedra inmóvil ante su presencia, solo siguiendo la letra del canto, sin que esto lleve a una reacción en mi espíritu. Necesitamos apasionarnos de su presencia, buscarlo, hablarle, conversar, preguntarle, CONOCERLO.

Si te has preguntado cómo puedo alabarlo más, como puedo adorarlo más, la respuesta es sencilla, conócelo más, lee más de Él, la Biblia por supuesto, pero también, lee más de lo que otros han encontrado al conocerlo, escucha como otros hablan de él, investiga mas como es el, que le gusta, que hay en su interior, hace tiempo sonó una frase que decía ¿Que haría Jesús? Muchos cristianos que aun portaban pulseras y se hacían esta pregunta no sabían que contestar, porque no lo conocían, no sabían cómo reaccionaría Jesús ante las situaciones. Cuando pasas tiempo con él, cuando te recuestas en su pecho, cuando besas sus pies, estoy seguro que sabrás que haría El, y sobre todo estoy seguro que seremos verdaderos adoradores.

Moisés González M.
Director General
Instituto CanZion en Mexico
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s