Enfocándonos en Adorar


 

Sé que te ha pasado, estas en medio de la reunión y simplemente no consigues concentrarte en la adoración, desafortunadamente en algunas ocasiones esta condición se extiende por muchas semanas y termina en un letargo espiritual que trae muchos problemas a tu vida, pero veamos algunos problemas comunes y como remediarlos.

Factores externos

Muchas veces existen factores externos que nos distraen y desenfocan del objetivo de Adorar a Dios y permitir que su presencia ministre nuestras vidas, algunos de esos factores son tan pequeños pero a la vez tan influyentes como por ejemplo el clima, recuerdo que no tenía muchas ganas de danzar en la ciudad de Durango un domingo de verano por la tarde a 39°C a la sombra sin aire acondicionado en la iglesia, allí es donde debes recordar que no danzas porque es cómodo, danzas porque Dios te hace tan feliz que no puedes dejar de brincar, cuando recordaba eso, danzaba con todo mi corazón y las consecuencias las llevaban las personas a mis lados cuando levantaba las manos en adoración (no sé si el sudor ahora era un problema para que ellos no se concentraran en adorar, ja, ja) Cuantas veces el grupo de alabanza esta desafinado, hay problemas técnicos y nos cuesta trabajo enfocarnos, es allí donde debemos recordar que la música es una herramienta, no el fin, por lo tanto, podemos abrir nuestro corazón aun sin instrumentos. En ocasiones los factores externos son producidos por ruido (lluvia en un techo de lamina y no puedes escuchar las canciones, el vecino que pone su música a todo volumen justo a la hora de la reunión), nos cuesta trabajo concentrarnos, pero debemos recordar que a Dios lo adoramos porque él es Digno de recibir nuestra alabanza y adoración, no por las circunstancias, es por ello que debemos decir como el salmista, “Bendice alma mía” recuérdale a tu alma que debe alabar a Dios a pesar de los distractores, podemos enfocarnos y de corazón elevar nuestra voz y nuestras manos para bendecir con todo nuestro ser su Santo Nombre.

Factores Internos

Los factores internos muchas veces cuestan más trabajo de afrontar, se te olvida si dejaste la puerta cerrada, los frijoles en la estufa, una situación difícil, como pagar la renta, ese problema del trabajo, las calificaciones de tus hijos, tantas cosas nos pueden llenar el pensamiento durante la reunión que podemos llegar a pensar que Dios es ajeno a nuestra vida, sin embargo aprendiendo de Jesús, cuanto más atareado y presionado estaba, mas corría a tener comunión con su Padre. Aprendí de un hombre que cuando se le juntaban los compromisos en la oficina, le pedía a su secretaria que no le pasara llamadas por unos minutos y se tomaba el tiempo para orar y adorar porque precisamente, “no tenía tiempo”. Definitivamente es nuestra decisión el poder cambiar de canal y enfocarnos en lo importante.

Cuestión de Madurez

Es interesante que un niño pequeño no pude prestar atención por un largo tiempo a una misma actividad, cuando preguntamos la razón, la respuesta es la falta de madurez en su atención, definitivamente pensaríamos que alguien tiene un problema si a los 30 años no puede concentrarse 30 minutos en una cosa, precisamente es una falta de madurez la que en ocasiones nos lleva a la distracción, no podemos enfocarnos en Adorar porque no hemos madurado esa área, las tareas cotidianas de la vida roban nuestra atención y necesitamos practicar y ejercitar esa área, es por eso que David le hablaba a su alma, en el salmo 103 le pide que recuerde, porque su alma era olvidadiza, le refuerza que Dios es quien lo rescata, quien lo corona, quien lo sacia, lo que el salmista hace es madurar esa área de su vida, porque todos necesitamos enfocarnos, piensa cuanto has madurado tu capacidad de atención en el tiempo de alabanza y adoración, hay personas que no soportan que la reunión se pase 5 minutos más de lo programado y entiendo el respeto por el tiempo, pero también entiendo que si estoy disfrutando de la presencia de Dios “ya dedique todo el día para adorarlo” ¿o no?.

La próxima vez que te encuentres con pensamientos que te distraen te invito a que reflexiones en tu capacidad de atención y le digas a tu alma, enfócate, la próxima vez te será más fácil y llegaras a una madurez que te permita adorar aun en la situación mas adversa, recuerdas a Pablo cantar en la cárcel, o Esteban adorar mientras era apedreado, a ellos no les afectaban las circunstancias y, perdón pero, ¡qué circunstancias! Ellos lograron enfocarse en lo importante, es allí donde puedes ver milagros de Dios, porque le dices a las circunstancias ustedes no son importantes, le dices a los problemas mi Dios es mi sustentador, mi Dios es mi protector, mi Dios es quien me corona de favores y misericordias.

Te invito a que disfrutes la adoración enfocándote no desde el momento en que comienza la reunión, sino desde el momento en que decides ir, desde que te despiertas comienza a decirle a tu alma, hoy vamos a Adorar a Dios, cuando te arreglas piensa que lo haces para agradar a Dios, la ropa que eliges hazla parte de tu adoración, camino a la Iglesia ve afinando tu garganta, te aseguro que disfrutaras la alabanza de una manera diferente, ¿quieres intentarlo?.

Moises Gonzalez M.
Director General del Instituto CanZion en Mexico
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s