Para obedecer necesitamos escuchar la voz de Dios


Cuántas veces hemos tratado de obedecer a Dios y nos frustramos por darnos cuenta que hacemos lo contrario, en nuestro corazón esta una fuerte pasión por obedecer, sin embargo, cuantas veces caemos, ya sea en un pecado, un mal habito, en una actitud que nos causa problemas, un circulo vicioso, hasta nos enojamos con Dios y decimos, como puedo obedecer a Dios?

La biblia nos enseña en muchísimas ocasiones, que obedecer es lo que más le gusta a Dios, el nos creo con libre albedrío y lo que más espera de nosotros es precisamente obedecer.

1Samuel 15:22
Y Samuel dijo: ¿Se complace el SEÑOR tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del SEÑOR? He aquí, el obedecer es mejor que un sacrificio y el prestar atención, que la grosura de los carneros.

Dios se complace más en la obediencia que en cualquier cosa, sin embargo, el hombre lo primero que hizo después de ser creado fue precisamente lo contrario, desobedecer la voz de Dios.

Obedecer es saber escuchar

La palabra obedecer viene de “oboedire”, y este de “ob audire”, “audire” significa en latín “escuchar”. Si no podemos escuchar las instrucciones que nos dan, no podremos obedecerlas. Nunca te has preguntado, ¿qué parte de “más del árbol del bien y del mal, no comerás” no entendieron Adán y Eva? No obedecieron porque no escucharon esa parte, tal vez estaban ocupados cumpliendo con la parte que si escucharon muy, pero muy bien, la de fructificad y multiplicaos, pero esa partecita de no comerás de este árbol, al no prestarle atención, fue fácil que la serpiente confundiera a Eva y terminaran desobedeciendo a Dios.

Dios nos da ordenanzas para vivir mejor, porque no guardar sus mandamientos, traerá consecuencias, y es precisamente esas consecuencias las que Dios quiere evitarnos, obedecer trae satisfacciones, bendiciones que son las que Dios quiere darnos.

Deuteronomio 4:6
“Así que guardadlos y ponedlos por obra, porque esta será vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos que al escuchar todos estos estatutos, dirán: “Ciertamente esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente”

Dios quiere que al obedecer sus estatutos seamos ejemplo de una vida en abundancia, una vida plena, una vida que demuestre que escuchamos la voz de Dios, que tenemos comunión con el, esa es la base de conocerle, mantener una comunión que nos lleve a dar frutos, y los frutos se verán al obedecer su voz, esto también es parte de una vida de adoración.

Que te impide obedecer

Gálatas 5:7
“Vosotros corríais bien, ¿quién os impidió obedecer a la verdad?”

Es muy probable que no estemos obedeciendo porque no estamos escuchando la voz de Dios, la vida de un cristiano depende de escuchar la voz de Dios, mantener comunión, cuando adoramos, nos acercamos a su presencia, y es en la adoración cuando podemos escucharle, tal vez pensaras, Dios no me habla solo en la adoración, pero, recordemos que adorar no solo es música, adorar no solo es en la congregación, adorar no solo es un momento espiritual, adorar es un estilo de vida, debemos mantener una vida sensible a la voz de Dios, permite que Dios te hable de muchas maneras, es muy probable que en tu pensamiento creas que tienes monólogos con Dios, seguramente has pensado que no te habla, pero recuerda el usa muchas maneras para hablarte, lo importante es ser sensible a su voz.

Te animo a mantener una actitud correcta a la voz de Dios, cuando el te hable, ya sea a través de un canto, una conferencia, una persona, etc. recuerda, escucha su voz y obedece, cree.

Esfuérzate por escuchar la voz de Dios

Es en su presencia donde se te facilitara poder escuchar su voz, aprender a ser sensible, porque necesitas practicarlo, recuerda cuando Samuel escucho por primera vez la voz de Dios, se confundió pensando que era el Sacerdote Eli quien le llamaba, y solo al continuar, pudo aprender a escuchar la voz, y llegar a tener un corazón sensible, todos necesitamos tener un corazón sensible y permitirnos escuchar la voz de Dios en un sinfín de maneras.

Toma un tiempo y medita cuantas veces no has obedecido por no haber prestado atención a la voz de Dios, medita en las consecuencias que ha tenido para ti no ser sensible a la voz de Dios y ahora, llévalo delante de su presencia, pídele a Dios sensibilidad para tus oídos espirituales, date otra oportunidad de obedecer, adórale con la convicción de que el obedecer es una manera en la que vas a agradar a Dios y es una forma más de mantener comunión, cuando pases más tiempo en su presencia, te aseguro que escucharas más claramente su voz y es allí donde tomaras la fuerza para obedecer, porque recuerda, el se fortalece en nuestras debilidades, cuando le damos la oportunidad de que trabaje en nuestras vidas.

Escucha la voz de Dios y obedécela, es el mejor consejo que puedo darte, obedecer es una de las mejores maneras de demostrarle nuestra adoración y nuestro amor.

Moisés González es Director del Instituto CanZion en México
Anuncios

Un comentario en “Para obedecer necesitamos escuchar la voz de Dios

  1. cuidadosa reflexión, es cierto que debemos obedecer a DIOS r todo.puesto que el obedecer nos da la oportunidad de seguir comunión con él.la reflexión me lleno de gozo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s