¿PODEMOS ADORAR EN LA ADVERSIDAD?


 

Muchas veces me pregunto, ¿será posible adorar en momentos de dificultad?, pues cuando paso por circunstancias difíciles, siento ganas de sacar un buen grito de auxilio en lugar de un clamor de adoración.

Muchas veces pensamos que adoración se refiere al tiempo de cantos y notas musicales y podemos imaginar que no tiene nada que ver con nuestro diario vivir, sin embargo, adoración es un estilo de vida que va vinculado profundamente con las situaciones que diariamente vivimos, algunas en un contexto espiritual y en otras ocasiones no vemos lo “espiritual” de la situación, imaginemos a Abraham, después de pasar de un tiempo muy espiritual (escuchar la voz de Dios) se encuentra con un momento muy difícil: ofrecer a su hijo en holocausto.

Qué decisión tan difícil, sin embargo Abraham nos enseña varios principios que podemos aplicar a nuestra vida hoy en día. Al igual que Abraham, nosotros después de pasar un tiempo muy espiritual nos encontramos con situaciones en las que necesitamos actuar y parecen ser incongruentes (perdonar a alguien que nos ofendió, tener fe ante una situación difícil, alguna enfermedad sin esperanza, situaciones familiares adversas, etc.) ¿cómo actuar?, ¿qué hacer?, ¿cómo entregarle el control a Dios?, a veces pienso, ¿acaso Isaac era muy mal hijo que Abraham no dudo en llevarlo al monte Moriah? Creo que no, creo firmemente que Abraham batallo con su interior, era su hijo, su único hijo, era humanamente imposible procrear otro hijo, que pasaría con la promesa acerca de su descendencia, imagínate los cuestionamientos de Abraham, ¿te identificas? Veamos que hizo Abraham.

SE LEVANTO MUY DE MAÑANA

Gen. 22:3 Abraham se levantó muy de mañana, aparejó su asno y tomó con él a dos de sus mozos y a su hijo Isaac; y partió leña para el holocausto, y se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho.

Lo primero que tenemos que hacer es “Actuar”, hay ocasiones en las que Dios nos habla y nos dice: perdona, ten fe, cambia tu manera de vivir, etc., y en lugar de hacerlo nos ponemos a ver los pros y contras, te imaginas si Abraham se hubiera puesto a ver pros y contras de sacrificar a Isaac, si en vez de actuar se hubiera puesto a contarles a todos? Debemos actuar, entre más rápido actuemos, mas rápido Dios nos dará la bendición.

DEJA AL BURRO

Gen. 22:5 Entonces Abraham dijo a sus mozos: Quedaos aquí con el asno; yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros.

Lo segundo es dejar lo que te va a estorbar mientras adoras, imagínate que dirían los siervos mientras Abraham amarraba a Isaac, por eso, deja atrás la condenación, deja la baja autoestima, deja los comentarios negativos, deja de escuchar al acusador, ¡Deja al Burro!, cuando bajes del monte muy probablemente te estén esperando los problemas, pero créeme, los veras de forma diferente pues será con la perspectiva de Dios. Cuando quitas tu vista de lo material pondrás tu mirada en lo espiritual, cierra tus ojos carnales para abrir los ojos de la fe.

EDIFICA TU ALTAR

Gen. 22:9 Llegaron al lugar que Dios le había dicho y Abraham edificó allí el altar, arregló la leña, ató a su hijo Isaac y lo puso en el altar sobre la leña.

Cuando llegue el momento más difícil donde crees no poder con la situación, junta unas piedras y edifica un altar, ¡Adora!, cuando recibas una noticia difícil, adora; cuando no puedas mas, adora; tomate un tiempo, cierra la puerta de tu oficina, de tu recamara, en tu auto, donde te encuentres, toma unos momentos de intimidad con Dios y ¡Adórale¡ exponle tu dificultad sobre el altar y deja que se queme en la presencia de Dios. Recuerda es en el monte donde Dios Proveerá. No es abajo, no es con los siervos y el asno, es en el monte.

Una vida de adoración significa que en las alegrías adoramos, en las dificultades adoramos, en los momentos “espirituales” adoramos y en los momentos más incongruentes de nuestra vida, aunque sea difícil de entender, adoramos.

Eso es darle a Dios la soberanía de nuestra vida, no importa lo que suceda, yo voy a adorarle, Jesús lo hizo hasta la muerte y muerte de cruz, en el momento más difícil pudo decir, no se haga mi voluntad sino la tuya. Adoro en el monte.

Te animo a vivir una vida de Adoración.

Moisés González M.
Director General
Instituto CanZion México

Mayo 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s